cabecera el alga kombu en la industria alimentaria

Algas Comestibles. Un secreto natural para una vida saludable.

Los beneficios en la salud en relación al consumo de algas marinas son reconocidos desde hace siglos, particularmente en Asia, donde las algas marinas son un recurso muy apreciado por su contenido nutricional. Algunas especies, son especialmente seleccionadas, además de por su contenido nutricional, por su sabor atractivo, textura y versatilidad culinaria, como el alga nori (Porphyra tenera), lechuga de mar (Ulva lactuca), Wakame (Undaria pinnatifida) Hijiki (Hizikia fusiforme) y Kombu (Laminaria japonica).

Las algas en general constituyen un alimento sano y completo, perfecto para nuestra época; en la cual, el pésimo hábito alimenticio, el consumo de alimentos altamente procesados, y el exceso en la utilización de sustancias químicas en la agricultura, desvirtúan el sentido de la nutrición, además de debilitar el organismo.

Investigaciones realizadas, señalan que la ingesta de algas de manera habitual, provocan efectos favorables en la salud, relacionados con los componentes químicos derivados de la biosíntesis de las células vegetales marinas, moléculas como polifenoles, ácidos grasos esenciales, pigmentos, fitoestrógenos, proteínas, vitaminas y minerales, son objeto de estudio y buscados incesantemente para ser utilizados como base de alimentos funcionales y saludables (Chann, 1997).

La gran variedad de componentes nutricionales que conforman las algas propician la formulación y desarrollo de nuevos alimentos, los cuales por sus propiedades físicas, químicas y biológicas pueden ayudar a una nutrición adaptada a cada caso o situación fisiológica individual, contribuyendo a mejorar la salud y bienestar, junto con prevenir o hacer más tolerable muchas enfermedades como cáncer de colon, arteriosclerosis, obesidad y problemas cardiovasculares entre otras (Sanz, 2000).

Son muy poco los productos que cumplen con las características de ser beneficiosos para los consumidores con carencias fisiológicas y nutricionales especiales, y los existentes lo son gracias a que se le ha añadido una sustancia específica, cuyos efectos favorables han sido científicamente probados. Pero en el caso particular de las algas, estas pueden llegar a constituir un alimento funcional por sí mismo, es decir, no sería necesaria enriquecerlas.

  Descargar Dossier

  Descargar Dossier Congreso SACVA 2016

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. +info

Acepto las cookies de esta web.